82Artículos

La Telemedicina y la Tecnología en tiempos de COVID-19


La Telemedicina utiliza las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) como un apoyo a los médicos y al resto del personal de la salud. La OMS crea el término en el año 2000, de e-salud. Las principales especialidades médicas que trabajan con Telemedicina son: Medicina Interna, Pediatría, Ginecoobstetricia, Cardiología, Oncología, Dermatología, Imagenología, Neurología, Psiquiatría, Nefrología, Urología, Psicología y Nutrición.
Una de las ventajas de la utilidad de la telesalud, en estos momentos, es que permitiría reducir el contacto de persona a persona y las posibilidades de contagio a personas no infectadas.

Aspectos psicológicos del aislamiento, cómo mejorarlos con Telemedicina

Impactos de la globalización

Nuestra sociedad, a nivel mundial, atraviesa las fuertes repercusiones de la globalización, proceso de profunda transformación ocasionado por el propio ser humano. Este proceso se desarrolla en tiempo real a escala planetaria, con capacidad a nivel tecnológico, institucional y organizativo, siendo a partir de las Tecnologías de la Comunicación y la Información (TIC) capaz de sostenerse, desplegando una gran capacidad organizativa en red, permitiendo la interconectividad a escala global.
Vivimos en un mundo inundado de información, donde individuos, ideas y bienes se mueven por todo el mundo. Internet ha cambiado la concepción de mundo, probablemente más que ningún otro factor. Lo fundamental está en usar esta herramienta de la manera más sabia posible, ya que la disrupción tecnológica tiene un fuerte impacto en nuestras vidas.
Hoy en día la dimensión de la virtualidad es fundamental en nuestra realidad, dado que internet está presente en cada una de nuestras áreas; podría decirse que nunca salimos de internet. Bajo el entendido de que la conexión entre lo virtual y lo presencial lo hacemos nosotros, no existen dos sociedades, sino que ya existen dos formas de relación y actividad social en nosotros mismos.
La utilización de la tecnología es un elemento de cohesión social, siendo una alternativa para crear, donde se producen potenciales encuentros de experiencias significativas. La herramienta tecnológica permite así mismo, el desarrollo de la cooperación social a grandes escalas y a gran velocidad.

Efectos de las Tecnologías de la Comunicación y la Información (TIC)

Las herramientas tecnológicas son generadoras de nuevos estilos de comunicación y relacionamiento, tanto para la propia persona como para su entorno, ya que hoy en día internet constituye una parte esencial del “yo” de la persona, siendo prácticamente una extensión de sí mismo. El acceso y uso de internet contiene en sí la idea de amplitud y extensión, dando paso a la instancia comunicacional con otro sujeto pensante en tiempo real, donde a través de este intercambio nace el mutuo enriquecimiento. Este escenario propicia el desarrollo del propio ser humano, siendo el campo de privilegio para alcanzar la satisfacción de las propias necesidades. En este caso la existencia y el uso de internet adquiere una categoría vital, generado por un hábito que se incorpora a la cotidianidad e integra la dimensión dinámica, propia del ser humano.

Las nuevas Tecnologías aplicadas a la Salud

Las Tecnologías de la Comunicación y la Información (TIC) evolucionan en dirección al desarrollo de la atención de la salud desde nuestros hogares, donde es posible detectar riesgos y al mismo tiempo favorecer conductas preventivas.
Hoy en día el análisis que se genera mediante el uso de las tecnologías permite orientar la comprensión epidemiológica y los riesgos que se asocian a ciertos comportamientos.
A través de ellas se promueve el reconocimiento de una problemática personal, que comprende el firme compromiso de ambas partes, tanto del profesional como del paciente, y evidencia la conducta de sostén, contención y cuidado. Se produce bajo ciertas condiciones respecto a la seriedad profesional, siendo un espacio confiable donde es posible el abordaje de una problemática determinada que genera sufrimiento, donde primordialmente se resguarda la intimidad.

La Telemedicina y la Teleoncología en la era del Coronavirus

Impacto en la calidad asistencial

La palabra Telemedicina procede del griego ¨tele¨ que significa distancia y del latín medicina.
La medicina a distancia abarca desde cuando los profesionales de la salud discuten un caso por algún medio electrónico, como una videollamada, hasta el empleo de avanzada tecnología en comunicaciones e informática para realizar consultas, diagnósticos y hasta cirugías a distancia y en tiempo real.
Por su parte la OMS definió en 1998 la Telemedicina como “La prestación de servicios de atención sanitaria en los que la distancia constituye un factor crítico, por médicos que apelan a tecnologías de la información y de la comunicación con objeto de intercambiar datos para hacer diagnósticos, preconizar tratamientos y prevenir enfermedades y heridas, así como para la formación permanente de los profesionales de la salud y también en actividades de investigación y evaluación, con el fin de mejorar la salud de las comunidades en que viven¨.

Modelos de Telemedicina

La Telemedicina puede caracterizarse en función de los actores que participen en ella:
Profesional-profesional, haciendo alusión a la asesoría con un profesional de la salud de mayor experiencia respecto a un caso clínico.
Profesional-profesional-paciente, donde la atención la realiza un MAP (médico de atención primaria) en presencia del paciente guiado por un especialista a distancia y es una de las más usadas en países como México.
Profesional-paciente, donde el paciente se encuentra en un consultorio virtual en tiempo real y es atendido por un especialista. Utilizando tabletas digitales, smartphones o equipos de cómputos satélites.

Servicios de Telemedicina y Teleconsulta

Estos servicios se efectúan habitualmente desde hospitales de segundo y tercer nivel o desde clínicas privadas.
Teleconsulta en tiempo real: Este servicio de teleconsulta en tiempo real o sincrónica se puede llevar a cabo por equipos de videoconferencia en tiempo real utilizando Skipe, Facetime, Zoom.
Teleconsulta diferida: El médico consultante recibe por correo la información clínica y paraclínica y da respuesta en un plazo no mayor de 24 horas.
Teleconsulta de urgencia: Incluye las modalidades antes descritas sin mediar una programación previa de agenda, solo es posible si el consultorio remoto cuenta con las herramientas para dar este tipo de atención.


Beneficios de la Telemedicina

En los pacientes se pueden observar diagnósticos y tratamientos más rápidos y oportunos, al tiempo que reduce el número de exámenes duplicados, sin olvidarnos de la atención integral y continúa; así mismo se permite evitar traslados para consultar al médico especialista, generando que los familiares se separen menos del paciente.
En cuanto a los Médicos de atención primaria, existe una mayor posibilidad de hacer consultas con especialistas, habiendo así mismo, más elementos para tomar decisiones diagnósticas, terapéuticas y preventivas. Facilita, además, la posibilidad de evitar desplazamientos innecesarios, al tiempo que proporciona nuevas oportunidades para el entrenamiento y la educación médica continua.
En los Hospitales se evidencia una reducción de la pérdida de exámenes, al igual que diagnósticos más rápidos, precisos y oportunos. Se produce una mejor comunicación entre los distintos servicios, ahorrando en gastos de transporte y una utilización eficaz de los equipos.
En el caso de los beneficios que brinda al Sistema de salud en sí, se puede reconocer un mejor uso y aprovechamiento de los recursos, como análisis estadísticos más oportunos y una mejoría en la gestión en Salud Pública por las autoridades sanitarias, sin olvidarnos de los recursos adicionales para la enseñanza a los estudiantes.


Retos de la Telemedicina


La Telemedicina debe tener una planeación, seguimiento y evaluación adecuados a cada país, siendo que la omisión de estos puntos puede generar problemas como los siguientes:

  1. Vulnerabilidad de la confidencialidad de la relación médico-paciente, con implicancias legales y éticas.
  2. Menor exactitud diagnóstica de las imágenes transmitidas por TM.
  3. La responsabilidad del diagnóstico y el tratamiento puede no ser clara, cuando al paciente lo ven médicos de su país y del extranjero.
  4. La resistencia al cambio dentro del Sistema de Salud, la falta de difusión y concientización pueden ser un obstáculo para su implementación.
  5. Aún existen brechas en el marco legal.
  6. Gestión del cambio, existe resistencia en el médico para uso de nuevas tecnologías y tiempo adicional.
  7. La tecnología debe sumarse al conocimiento pero jamás lo sustituye.
  8. Interoperabilidad entre los diversos sistemas.
  9. Conectividad y dificultad de acceso a internet.
  10. Para el avance de la Telemedicina, deben trabajar de manera paralela las instituciones públicas y privadas.
  11. Red de especialistas en informática biomédica.
  12. Es indispensable contar con un centro de capacitación en el uso de la Telemedicina.

Conceptos sobre Mobile Health

La m-health es una pieza importante de la e-health, un término nuevo en la práctica de la Telemedicina. Es la práctica médica y de salud pública por medio de dispositivos móviles, tabletas, smartphones y otros dispositivos inalámbricos utilizando datos de voz, mensajes cortos, bajo el uso de telecomunicaciones móviles usando 3G y 4G y tecnología Bluetooth.
Es importante destacar que esta tecnología se aplica en la atención médica presencial y a distancia. Pudiendo usarse en la promoción en salud, recordatorios de hábitos de buena salud, seguimiento terapéutico del paciente, así como el e-aprendizaje en salud y la atención médica a distancia. Cabe destacar que la regulación de estos servicios se encuentra bajo normas internacionales con un modelo de equipamiento.
Hoy en día la tecnología móvil se ha considerado como un método eficaz y sostenible en países en vías de desarrollo.

Acompañamiento psicológico online a pacientes y familiares oncológicos

Las Tecnología de la Comunicación y la Información (TIC), como vehículo poderoso y efectivo en la prestación de servicios de salud, prevalece en el abordaje de los trastornos mentales, concretamente de los emocionales, siendo éste un tema de elevado interés en los últimos años, debido a sus implicaciones tanto para las personas que lo padecen como para su entorno social. El trastorno emocional es el que mayor impacto produce en la salud de las personas asociadas a enfermedades crónicas como el cáncer, afectando la calidad de vida, la capacidad productiva y sus ingresos económicos. Los tratamientos a través de internet pueden llegar a ser la vía para resolver importantes problemáticas de salud mental, ayudando a superar barreras de acceso a los tratamientos como el alcance geográfico.
Al tiempo que la atención psicológica online se asocia a una eficaz herramienta para el manejo del estrés y la sintomatología depresiva, con estrategias para fomentar la regulación emocional, la capacidad de afrontamiento y la resiliencia, ya que el paciente podría ser capaz de adquirir nuevas técnicas psicológicas de afrontamiento adaptativo para lidiar con los síntomas clínicos, permitiendo facilitar un seguimiento continuo de su progreso. Dirigida a diversas poblaciones, como personas en riesgo, pacientes sobrevivientes, cuidadores y familiares. Asimismo, otra de las ventajas es que su utilización resulta una oportunidad para llegar a personas en situaciones especiales como pacientes con dificultades de autonomía o desplazamiento, o aquellos que se encuentren en momentos de debilidad o deterioro físico debido al propio tratamiento de cáncer.

Cuidado de la Salud Mental en aislamiento (COVID-19)

Podría decirse que nos encontramos frente al final de una época en la que la humanidad se percibía indefensa ante las epidemias naturales. Hoy la irrupción de la realidad nos conduce a la toma de conciencia de nuestra finitud y fragilidad como seres humanos, devolviéndonos a nuestro lugar de origen; allí donde no somos más que una parte de la totalidad y que se nos escapa su control. Podríamos pensar que la realidad nos ha puesto en contacto con nuestra propia mortalidad, y consigo trae un cuestionamiento de nuestro modo de estar en el mundo, que podría apuntar al cuidado de la comunidad, reforzando nuestra actitud humana como seres sociales.
Si bien la cruda crisis del COVID-19 nos posiciona a todos los seres humanos con igualdad de condiciones, teniendo en cuenta que todos somos vulnerables ante la muerte bajo cualquier circunstancia, no debemos ignorar que hay un riesgo añadido para aquellas personas que se encuentran bajo ciertas condiciones, es decir, con falta de hábitos saludables, sin una adecuada alimentación, vivienda o salud. Así también, la población envejecida y las personas que viven solas, son el principal factor de riesgo de la epidemia, donde el aislamiento de las personas mayores implica desvinculación respecto a la comunidad y dificultando el acceso a las redes de apoyo social, las cuales sustituyen los servicios asistenciales que no operan en el momento actual en la ciudad a causa del aislamiento.
Las medidas de aislamiento para contener la pandemia evidencian que la subsistencia del ser humano se hace posible a partir de los cuidados. Y sin la red de apoyos en la que normalmente se sustentan (sistema educativo, familia, amistades…) difícilmente sea viable. Las repercusiones del confinamiento en madres y padres solteros, personas mayores, personas solas y los niños y niñas que reclaman atención y cuidado, exponen al ser humano frente a la cruda vivencia de soledad.

Impacto Psicológico

En el impacto ocasionado por el aislamiento, prevalece cierta sintomatología psicológica, como ansiedad, estrés, pánico, reducción de la autonomía y preocupaciones económicas; son emociones normales que afloran como forma de comunicación con nosotros mismos y con los demás, compuestas por pensamientos, sensaciones y comportamientos, perjudicando los sistemas normales de apoyo social, generando sentimientos de soledad y síntomas de depresión.
Como medidas preventivas no debemos dejarnos avasallar por lo perentorio de las noticias en los medios de comunicación, la urgencia de las tareas, ni por el temor a lo siguiente. De lo contrario hay que acentuar el foco en lo que acontece en el presente, porque de otra forma, perderemos nuestra agencia en esta crisis, es decir, nuestra capacidad de acción.
Es fundamental para el mejor abordaje de la situación la aceptación, adoptar una mirada con perspectiva, de entendimiento, ayudar a otros y mantener hábitos saludables. No descuidar los autocuidados, siendo de real importancia mantener las rutinas y responsabilidades diarias. Si se comparte el hogar con otras personas, procurar mantener espacios de intimidad. Contribuir a la sociedad y actuar por el bien común con responsabilidad social. Aprovechar y utilizar la tecnología para crear y mantener redes de apoyo.

Personal sanitario

Es imprescindible prestar atención al personal sanitario que atiende a pacientes infectados por la pandemia, ya que se encuentran expuestos a fuertes niveles de estrés, ansiedad y autoeficiencia, mayor carga laboral y a un mayor riesgo de infección. Bajo esta situación el personal sanitario podría encontrarse más propenso a manifestaciones de desapego, irritabilidad, insomnio, confusión, entre otros; y como consecuencia generando un alto impacto negativo en la capacidad de respuesta del Sistema de Salud.
La atención psicológica a tiempo, tanto en el personal sanitario, como a personas afectadas y familiares, ocasiona una reducción de la carga emocional, repercutiendo positivamente, incluso a largo plazo.
Existen evidencias de que el impacto, el miedo y las preocupaciones por el aislamiento podrían llegar a causar más daños que el propio COVID-19.
Una de las ventajas de la utilidad de la telesalud, en estos momentos, es que permitiría reducir el contacto de persona a persona y las posibilidades de contagio a personas no infectadas.

Atención Salud Mental online

Está comprobado que los servicios de Atención de Salud Mental en línea utilizados en la epidemia (COVID-19), facilitan el desarrollo y eficacia de las intervenciones de emergencia, así como la calidad de vida de las personas. En este sentido, el grado de civilización depende del cuidado entre nosotros, ya que no es la tecnología la que atiende y cuida en sí misma, sino que se encuentra al servicio de la comunidad; el desafío consiste en utilizar la tecnología y la ciencia como herramientas para el cuidado entre nosotros. Ciertamente los seres humanos sobrevivimos adaptándonos al medio y adaptando el medio a nosotros.

Reflexión

A medida que avanzan los días de aislamiento, se acentúa la necesidad de conectar. Necesidad que emerge a raíz de la urgencia, y se alimenta de la oportunidad. Podría decirse que la crisis de la pandemia indica que ha llegado el momento de medirnos con nuestros límites; es decir, parar, quedarse en casa, solos o con pocos familiares, sea cual sea la forma que ha tomado nuestro obligado aislamiento, la situación actual, nos ubica justamente donde más se nos dificulta estar: adentro, siendo una oportunidad para ocuparnos de vínculos familiares y de nuestra desconocida vida interior.
Reflexionar e intentar construir un nuevo mundo a través del cambio en nuestras relaciones, teniendo como punto de partida la aceptación de nuestra vulnerabilidad e interdependencia de la comunidad. La resiliencia social actual, es la evidencia de nuestra mejor versión como sociedad; una oportunidad para discernir cómo queremos reorientarnos socialmente, siempre poniendo la vida en el centro. A pesar de los vertiginosos y profundos cambios en la sociedad a causa de la pandemia, es posible mirar más allá y vislumbrar un horizonte común.


Fuente:

  • Barceló-Soler, A. Baños, R. López-Del Hoyo, Mayoral, F. Gili, M. García-Palacios, A. García-Campayo, J. Botella, C. (2019). Intervenciones de Psicoterapia por ordenador para la depresión en Atención Primaria en España. Actas españolas de psiquiatría, ISSN 1139-9287, Vol. 47, Nº. 6, 2019, págs. 236-246. Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7178738
  • Books, et al. (2020). Online mental health services in China during the COVID-19 outbreak. The lancet Psychiatry. Recuperado de: https://www.thelancet.com/journals/lanpsy/article/PIIS2215-0366(20)30077-8/fulltext
  • Camargo B. (2010). Estrés, Síndrome General de Adaptación o Reacción General de Alarma. Rev Med Cient. 17(2). Recuperado de: https://revistamedicocientifica.org/index.php/rmc/article/view/103
  • Castells, M. (2000). La era de la información: economía, sociedad y cultura. Vol. 1. La Sociedad en red. Ed. Alianza Editorial. S.A. Madrid.
  • Estapé, T. Estapé, J. Soria-Pastor & Díez, A. (2015). Uso de internet en la evaluación psicológica a pacientes con cáncer de mamá. Fundación FECCOC (Barcelona). Recuperado de: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=5532
  • Fuentes, V. (2020). Vivir en confinamiento. Nuestra salud mental también se pone en cuarentena. IntraMed. Agencia SINC, España. Recuperado de: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=95785&fuente=inews&utm_source=inews&uid=886570
  • Gómez, G. B, Escobar, A. (2002). Neuroanatomía del Estrés. Rev. Mex. Neurociencia; 3(5):273-282 Recuperado de: http://www.imbiomed.com/1/1/articulos.php?method=showDetail&id_articulo=13828&id_seccion=1130&id_ejemplar=1418&id_revista=91
  • Huppert, J. (2020). Don’t panic dealing with anxiety in the age of coronavirus. Recuperado de: http://huji.org.ar/prof-jonathan-huppert-dont-panic-dealing-with-anxiety-in-the-age-of-corona/
  • Xiao, H. Zhang, Y. Kong, D. Li S. Yang, N. (2020). The Effects of Social Support on Sleep Quality of Medical Staff Treating Patients with Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) in January and February 2020 in China. Med Sci Monit. doi: 10.12659 / MSM.923549. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7075079/
  • Zhou, X. Snoswell, Harding, L. Bambling, M. Edirippulige, S. Bai, X. and Smith, A. (2020). The Role of Telehealth in Reducing the Mental Health Burden from COVID-19. Telemedicine and e-Health. doi.org/10.1089/tmj.2020.0068.

Autor

Psic. María José Rodríguez
Dra. Margarita García Fontes