ArtículosNOTICIAS

Médico argentino presentó en webinar una disertación sobre el escenario biótico en Pediatría

El Dr. Fernando Burgos llevó adelante a través del formato de webinar una exposición denominada “El escenario biótico y utilidad de Bacillus clausii en Pediatría”. Burgos es especialista en Gastropediatría y Jefe de Pediatría Ambulatoria del Hospital Universitario Austral de Buenos Aires, Argentina. El encuentro, realizado el pasado 17 de setiembre y organizado por un laboratorio, tuvo la cobertura de la Revista Opción Médica.
Luego de exponer acerca de microbiota intestinal, su composición y evolución desde el nacimiento hasta la vejez, resaltó la importancia de la leche materna en la conformación de la microbiota del bebé, ya que la misma otorga el 30% de las bacterias que la conforman.

Los efectos de la microbiota en la salud del huésped

El Dr. Burgos señaló la variabilidad de la diversidad microbiana a lo largo de la vida. Mientras que en niños pequeños coexisten bifidobacterias y lactobacilos, en adultos mayores se da la coexistencia de clostridios y enterobacterias.
Posteriormente explicó la definición de Disbiosis como el desequilibrio cualitativo y cuantitativo de la microbiota intestinal, de su actividad metabólica y de su distribución a lo largo del intestino. Mencionó que la administración de antibióticos es la principal causa de disbiosis. La disbiosis tiene efecto causal en muchas enfermedades (autoinmunes y desórdenes autoinflamatorios: alergias, obesidad, EII, etc.).
Al referirse a la Diarrea Aguda, el profesional destacó que cerca de 600.000 niños mueren cada año por enfermedades diarreicas, la mayoría en países de bajos y medianos ingresos. Los niños desnutridos con un episodio único de diarrea moderada a severa, experimentan un riesgo 8,5 veces más de morir en los 60 días posteriores al episodio en comparación con niños sanos de la misma edad, a pesar del manejo estándar con sales de rehidratación y zinc. En tanto, el 55.6% de las muertes por diarrea ocurrieron en niños que habían sido rehidratados.
Frente a esto, el pediatra abordó el rol de los probióticos como microorganismos vivos, que cuando son administrados en cantidades adecuadas brindan beneficios para la salud del huésped, especialmente mejorando el equilibrio microbiano intestinal. Mencionó entre ellos a distintas cepas: Lactobacilos, Bifidobacterias, S. boulardii, S. thermophylus y Bacillus clausii.
Para distinguir qué probiótico es efectivo para tratar una diarrea aguda, el especialista recalcó que los probióticos pasan a través del tracto gastrointestinal, por lo que deben resistir el medio ácido, alcalino, el calor y que exista una cantidad suficiente para mostrar un beneficio.
Con la exhibición de una vasta serie de estudios y publicaciones, el médico definió al Bacillus clausii como una bacteria en forma de bacilo, gram positiva, móvil, formadora de esporas y no patogénica. Sobresale además su capacidad de sobrevivencia en el intestino humano y su persistencia por más de 12 días con una sola dosis.
Agregó también que se muestra resistencia intrínseca a las penicilinas, cefalosporinas, aminoglucósidos y macrólidos. Esa resistencia es adquirida a la tetraciclina, cloranfenicol y rifampicina por mutación cromosómica. Todas las resistencias son intransferibles, no mediada por plásmidos.
Burgos compartió la evidencia clínica de la eficacia del Bacillus clausii en la diarrea infecciosa, así como coadyuvante en el manejo de EDA disminuyendo significativamente la duración de la misma, acortando el período de vómito, ayudando en la corrección de la deshidratación y siendo seguro y bien tolerado. De la misma forma presentó prueba científica del uso de Bacillus clausii en la prevención de diarrea por antibióticos.
El especialista tuvo en su audiencia a público uruguayo, argentino y paraguayo, el cual se mostró muy participativo. La disertación concluyó resumiendo a los atributos del Bacillus clausii como:

  • Fácil de administrar y almacenar
  • Sin olor, color o sabor, lo que facilita la adherencia al tratamiento
  • Resistente a los AB
  • Sin efectos adversos
  • Seguro en el embarazo, lactancia y prematuros extremos
  • Se puede administrar con alimentos y bebidas
  • Coloniza y permanece en el intestino por más 12 días